#SeráLey

Hoy a la madrugada nos volvíamos caminando con algunas amigas después de la votación, y una de ellas dijo “va a doler llevar la indignidad que nos metieron en el cuerpo estos senadores” – ella no dijo senadores, dijo una palabra que lxs describe mejor-
Si, claro que duele. Escuchamos todo el día aberraciones, faltas de respeto, gente que tiene el poder de decidir sobre nuestras vidas y nuestra libertad, hablando con liviandad de nosotras, de nuestro deseo, de lo que podemos y no podemos hacer, mintiendo, usando argumentos que fueron rebatidos en los informes de los expertos, expresándose con grandilocuencia de lo que no conocen y no conocerán nunca. Las circunstancias que llevan a las mujeres a abortar. Tampoco sabrán como es ser mujer, tener útero, que tu cuerpo tenga la capacidad de gestar y no querer hacerlo y que el deseo de no querer hacerlo sea tan fuerte que te empuje a poner en riesgo tu vida y tu libertad en un aborto clandestino como dijo Diana Maffía en su exposición en el Senado.
No están a favor de la vida, están en contra de que nos apropiemos del poder que nos da ser el canal por el cual los seres humanos llegan al mundo. No están a favor de la vida, nos quieren esclavizadas, pariendo con dolor, gestando por obligación, nos quieren muertas o encarceladas antes que libres, antes que ciudadanas plenas, antes que ejerciendo la soberanía sobre nuestros cuerpos.

La prepotencia que vimos ayer, la falta de empatía, y sobre todo de argumentos después de haber tenido a la mano las mejores argumentaciones de los mejores científicos, juristas y filósofos, expone la influencia de las creencias religiosas de algunxs a la hora de decidir por todxs. Es inadmisible. Como cantamos en la calle, saquen sus rosarios de nuestros ovarios. Si les importaran las vidas de los niños estarían ocupándose de que se juzgue a los curas pedófilos que están en cada iglesia de la argentina y no en que encarcelen a las mujeres que abortan.
Otra cosa que quedó clara es que esta forma de hacer política, dándole la espalda a los reclamos de las mujeres se está cayendo a pedazos y que la presumida representación no es tal y se cae a pedazos. Somos millones lxs que no nos sentimos representadxs por personas que representan lo más rancio y oscuro del clericalismo, que pretenden seguir conduciéndose como patrones de estancia, hablando de la patria y de la religión, para sustraer derechos, tratándonos con la condescencia y autoritarismo con la que sus abuelos trataban a los peones y obreros, como si el tiempo no hubiera pasado.
Pero el tiempo pasó, y en estos años, en los últimos cincuenta o setenta años, nosotras estudiamos, aprendimos, nos encontramos y nos organizamos, tejimos redes, construimos, viajamos, nos apropiamos de nuestro poder, contagiadas por otras contagiamos a otras. Lo hicimos en silencio y les está explotando en la cara. Y eso se siente, se siente el miedo “nos tienen miedo porque no tenemos miedo”. Nos tienen miedo porque estamos pasando la voz. Nos tienen miedo porque vamos entendiendo que dar vida, traer un ser humano al mundo es un trabajo que hacemos las mujeres “si queremos” y si no queremos no. Y para eso también estamos organizadas y en tanto hagamos que el aborto sea legal trataremos de que las más de mil mujeres que abortan por día en la Argentina, lo hagan de la manera menos riesgosa posible y que ninguna pero ninguna de ellas vaya presa.

Y si alguna mujer muere en un aborto clandestino antes de que sea ley, se los vamos a recordar a todxs cada vez que haya una elección, serán responsables de sus muertes, las cargarán sobre sus conciencias, se los haremos saber, porque tenemos las herramientas para hacerlo, redes, coberturas, periodistas feministas, medios feministas, organizaciones, colectivas, todo lo que hacemos por fuera del blindaje y la militancia de los medios hegemónicos, y esa es también una conquista nuestra, nos hacemos visibles de todas las maneras pero especialmente colectivamente y no hay nada que de más miedo que eso
Hoy es un día triste, no puedo decir que no es un día triste. Si, es un día triste, y los días tristes existen, y ahí están para que nos metamos para adentro. Pero vendrán muchos otros días felices en esta revolución que estamos empujando
#Abortolegalya.

Ph M.A.F.I.A

Comentarios: 0 / Compartí:

Postear comentario

Tu mail no será publicado. Campos requeridos marcados