Solicito.

Hola Buenos días

¿Me disculpa la molestia?

Vengo a presentar una nota

si usted fuera tan amable

¿me la podrá recibir?

Me dijeron que es acá

Que la presente en mesa de entradas

que es por orden de llegada

que usted me sabría indicar

a quien dirigir el pedido,

No se si es cosa de ministros

O tal vez del presidente,

O sera tema del CEO

De alguna multinacional,

Me dijeron que al final

Los que deciden son ellos,

Acá en la China o en Corea,

Siempre decide el capital,

Que son las mismas empresas,

Las que se reparten la torta

Eso es lo que me dijeron,

Yo mucha idea no tengo,

Todavía no logro entender

Los vericuetos del pode

Pero volviendo al tema

De lo que me trae hasta acá

Lo que yo vengo a pedir

Con total honestidad

Sin segundas intenciones

Sin ser vago ni haragan

Yo pido simplemente

Que la placita de enfrente

Me pongan un tobogan

Es un pedido urgente,

De vital necesidad

No me mire así tan raro

Que además no es nada caro

Lo que vengo a pedir

Lo que vengo a pedir

No, es que no es para mi hijo,

No señora yo no tengo,

No tampoco sería

Para los chichos del barrio,

Esos niños por fortuna

ya tienen tobogán.

Yo lo que estoy pidiendo

Es poner uno bien grande

Y le parecera gracioso

Quizás piensa que estoy loca

Es para mi, Señora que le pido el tobogán

y para quien lo necesite

Que según  pase el tiempo

se pondrá de manifiesto

serán cientos de cientos

Un tobogan que sea grande

me hace falta, necesito

de una manera muy urgente

que acá le paso a explicar

Es que si usted se ha tirado sabe

y comprenderá lo que se siente

en la panza, en la cara,

y con los pelos al viento

usted se debe acordar

Subir rápido la escalera

para sentarse allá arriba

y sentir como volar

Yo necesito eso ¿sabe?

me hace falta urgentemente,

creo que puede ser el remedio

para las ganas  urgentes

de pegarme un tiro en la sien

Lo que pasa es que a veces,

un atardecer me entristece

siento que la angustia me crece

y que este mundo me aplasta

que para el pobre no hay nada

y los malos siempre ganan

y me siento una ratita

corriendo en la ruedita

engranaje de otra rueda

que la vida se me escurre

como agua entre los dedos

que lo que quiero no debo

y lo que deseo no puedo

que tengo miedo a la muerte

y no me ayuda la suerte

porque aunque morirme quisiera

no encuentro la manera

de morirme dignamente

que las horas son de plomo

mientras uno dobla el lomo

que no hay justicia posible

donde todo es consumible

que el ser humano es objeto

de intercambio y comercio

que el tiempo de los pobres

es la moneda más barata,

que mientras lo que importa es la plata,

se escurre el verdadero sentido

y le convencen al de traje

que está lejos del  obrero

mientras lo tienen bien atado

en fábricas con teclados

y vidrios espejados,

con vista a puerta madero

Es que me gasto cada centavo

que con mi tiempo me gano

en vivir a desgano

una fantasia de vida

por todo eso yo pienso

que mucho me ayudaría

que sería una gran alegría

tirarme del toboggan

No le pido la gran cosa ojo

no hace falta que construya

otro Parque de la costa

ni tampoco un Italpark

nada más un tobogán

 

con una sola condición

y esto si es importante,

atienda esta circunstancia,

que se  respete la distancia

para que pueda disfrutar el viaje

que no sea todo de raje

y hagan un toboggan  cortito

que enseguida en un segundito

llegue con los pies al piso

que si bien yo soy petisa,

quiero experimentar

aunque sea un poquitito

aquel placer de volar.

Comentarios: 1 / Compartí:

Un comentario en “Solicito.

Postear comentario

Tu mail no será publicado. Campos requeridos marcados